Con la subida de precios de los Golf Mk2, la atención ha pasado ahora a su no tan querido sucesor, el Mk3, que se ha convertido en la manera más asequible de conducir uno de los iconos de Wolfsburg. La tercera generación de Golf ofrece precios asequibles, pero también mucho más. Esto es lo que tienes que tener en cuenta si decides comprar este modelo… Aunque el Golf Mk3 no es tanto un coche de conductor como el Mk1 o el Mk2, tiene muchos aspectos positivos, como por ejemplo el hecho de ser un vehículo para uso diario espacioso y mejorado que todavía puedes encontrar a un buen precio. Aunque algunos piensen que este Golf ha perdido mucho, existen muchas maneras de apretarlo y añadir unos cuantos caballos más.

Tiene la reputación de ser un vehículo a prueba de bombas lo que lo hace ideal para trabajar en él en casa y lo que pierdes en estética angulosa lo ganas en seguridad y comodidad. La clave, como siempre, es empezar por comprar un coche bueno para no fundirse todo el presupuesto en una lista de reparaciones durante los primeros meses.

Motores

Una de las mejores cosas del Mk3 es que la variedad de motores es mucho mayor que entre los Golfs predecesores. Inicialmente los primeros modelos tenían unas características bastante pobres de 1,4 litros, uno de 1,6 litros algo más adecuado y también varios 1,8s que incluía el 90bhp Diver. De nuevo, el GTI llegó en versiones de 8v y 16v, solo que esta vez aumentó a 2,0 litros. Con la tercera generación de Golf también llegó el potente VR6 con 2,8 litros V6 (1,9 litros a partir de 1994). Incluso hay versiones del diésel de 1,9 litros con aspiración natural y turbo.
Por lo general, los modelos con motores de cuatro cilindros de gasolina son resistentes y fiables si han estado cuidados, así que pregúntale al propietario qué mantenimiento ha llevado y pídele ver los papeles del mantenimiento. Un signo clásico de descuido es encontrar una pasta blanca parecida a la mayonesa en el tapón del aceite, lo que probablemente indica problemas con las juntas de culata. Al ser más pequeño, el motor de 1,4 litros trabaja mucho más que cualquiera de los otros de cuatro cilindros y por esta razón es esencial que los propietarios anteriores hayan cuidado el mantenimiento del motor. Igualmente, necesitarás saber cuando se le cambió la correa de distribución por última vez.

En el GTI 16v asegúrate de que el ralentí es suave, lo contrario indica muy probablemente que la válvula de estabilización de ralentí falla.
Aunque el motor del VR6 tiene dos cadenas de distribución en vez de una correa de distribución, si escuchas algún ruido extraño, sospecha. Gastarse 1.000€ en arreglarlo no es la mejor manera de empezar con un VR6. Si no tiene antecedentes un pequeño ruido al acelerar que parece que proviene del lado del conductor significa que el tensor de la correa está en las últimas y es hora de cambiar tanto los tensores como las cadenas.

En cuanto a los diésel, asegúrate de que compras uno con soplador ya que los no turbo producen unos míseros 64bhp. A parte de eso, no dan muchos problemas. Las cajas de cambio manuales son bastante fiables, pero en los coches con más kilómetros los rodamientos gastados pueden ser un problema. Las cajas de cambios que se le instalaban a los 16v GTI y VR6 son mucho más resistentes que las otras, pero incluso con estas tendrás que estar atento por si escuchas algún ruido raro, chillidos o un fallo de sincronización.

Chasis

Los puntales de suspensión de estos coches normalmente empiezan a fallar alrededor de los 130.000 kilómetros así que algunos propietarios puede que los hayan actualizado, lo cual es algo positivo siempre que los hayan instalado correctamente y todo se haya realineado después de la instalación. Un desgaste desigual de los neumáticos no es una buena señal. Si al probar el coche sientes que la parte de atrás se mueve demasiado al curvar puede que se deba a un fallo de los rodamientos del eje trasero. Es buena idea que te revisen todos los rodamientos ya que si cambias lo que estén gastados mejorará enormemente la conducción y hará que sientas el Mk3 más apretado y con más decisión al tomar las curvas.
Los Mk3 GTI y VR6 venían con ABS de fábrica, aunque también se ofrecía como opcional en toda la gama Mk3. Así que si tu modelo viene con ABS comprueba que la luz del salpicadero se enciende cuando enciendes el coche y que se apaga unos segundos después.
La mítica configuración de discos frontales y tambores traseros funciona bien en los modelos estándar, mientras que los modelos de Mk3 más orientados al rendimiento (como el VR6) tienen discos de freno delante y atrás que son aun más fáciles de mantener. Aun así, ten en cuenta que los primeros modelos GTI VR6 y 16v con discos traseros tienen los mismos cálipers que el Golf Mk2 y a estos discos no les gustan las bajas temperaturas ni estar parados durante largos períodos ya que el freno de mano puede agarrotarse.

Carrocería

A pesar de ser relativamente reciente si lo comparamos con el Golf Mk1 no te sorprendas si encuentras óxido. Las áreas que tienes que comprobar son la puerta del maletero, el metal alrededor de parabrisas y el área donde se juntan las aletas delanteras, el umbral inferior del coche y los guardabarros (los kits de guardabarros de plástico de este modelo son famosos por retener humedad). Debajo del capó, comprueba la bandeja de la batería y también las barras tensoras. En el interior tendrás que levantar las alfombras para comprobar el suelo de la parte de atrás. Es bastante común encontrar problemas en esta zona así que sé selectivo si encuentras reparaciones. Finalmente, comprueba que las puertas cierran perfectamente ya que si las bisagras están oxidadas pueden soltarse causando que el ensamblaje completo de la puerta se caiga.

Interior y sistema eléctrico

En el interior los laterales de los asientos gastados, los volantes brillantes y las bisagras de la guantera rotas están a la orden del día. Evidentemente, la tapicería de cuero está muy bien, pero merece la pena asegurarse de que todo combina. Lo que es más importante en el interior es el sistema eléctrico así que asegúrate de que el inmovilizador funciona como es debido al igual que la luz del ABS que mencionamos antes. A veces, los airbags también pueden ser un poco caprichosos.
Los motores y reguladores de los elevalunas eléctricos pueden fallar así que comprueba que vayan bien. Si vas a ver un Mk3 con techo solar, comprueba que funciona y que no hay óxido alrededor de la zona de apertura. Los interruptores de los faros también pueden fallar y normalmente se debe a terminales sucios en el interior del interruptor. Da bastante trabajo arreglarlo así que puede que acabes cambiándolos directamente.

¿Cuánto pagar?

La buena noticia es que los precios del Mk3 aún no han subido como hicieron los del Mk1 y más recientemente el Mk2. Los precios en el Reino Unido empiezan por menos de mil euros, pero si te decides por esta franja de mercado ten cuidado de no acabar invirtiendo en un proyecto que simplemente coma dinero. La mayoría de los no GTI de gasolina de cuatro pistones cuestan menos de 1.200€ dependiendo de su condición. Naturalmente, la demanda es mayor por los GTIs de cadena doble que por los de 8 válvulas (así que tendrás que prepararte para pagar más), pero un precio de entre 1.200€ y los 2.000€ es bastante razonable por un modelo con la ITV pasada, aunque no perfecto. Una excepción es el GTI del 20 Aniversario ya que VW produjo menos unidades.
No es sorprendente que el V6s sea el que tenga los precios más altos. Aun así, recientemente hemos visto un anuncio de uno por algo menos de 2.000€. Siendo realistas tendrás que irte hasta los 4.000€ por uno con pocos kilómetros que haya estado bien cuidado. Igualmente, tendrás que pagar bastante más si quieres un VR6 Highline aunque probablemente puedas encontrar alguno por unos 6.000€.

Ian

Comments

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Newsletter sign up