Vehículo de trabajo, camper, furgo de surf, un capricho cool al que dedicarse el fin de semana – son muchas las razones por las que a la gente le encanta la T4, y con los precios de las T3 en continuo ascenso, cada vez más personas están empezando a reconocer los beneficios de comprar una furgo más económica y más práctica para el uso diario. ¿Pero cómo encontrar un diamante en bruto? Lee nuestra Guía de compra de VW T4 para descubrirlo.

Historia

Los primeros rumores para sustituir a la T3 empezaron en 1982 al mismo tiempo que la T3 refrigerada por agua reemplazaba a la versión refrigerada por aire con un primer prototipo que se estrenó al año siguiente. La reacción: ¡horror total! VW había decidido decantarse por un motor frontal totalmente nuevo y por una nueva configuración de tracción frontal.

Los primeros bocetos se parecían bastante al Renault Espace, con una gran área de cristal redondeado, pero al final los estilistas internos se decidieron por un modelo más inspirado en los ángulos del Golf Mk2.

El diseño final fue aprobado por la junta de VW y se sometió a un estudio de consumidores en el que el diseño de la T4 obtuvo con un 80% de aceptación. Se confirmó también que la mejora más importante con respecto a la T3 tenía que ver con la funcionalidad. Sin embargo aunque parezca extraño teniendo en cuenta que la cabina de diseño británico ganó un premio del Consejo de Diseño, los consumidores que la probaron solo notaron una ligera mejora en la comodidad para el conductor con respecto al anterior modelo. ¡Imagínate que cariño le tenía la gente a la T3!

Producción

Finalmente, la primera T4 salió de las lineas de producción en enero de 1990. Fue claramente un gran cambio con respecto a la T3, pero pronto se ganó su propia reputación en todo el mundo por ser resistente, fiable y práctica.

Construida en la fábrica de VW de Hannover, estaba disponible en SWB o LWB y con diferentes alturas de techo. La gama incluía la furgoneta de techo alto, Eurovan, Kombi, Caravelle, cabina simple y doble, y Sincro 4×4. Obviamente, también puedes decidirte por un modelo convertido en camper, o una Westfalia como se conoce generalmente en los círculos de entusiastas.

En 1996, un lavado de cara introdujo una nariz más larga con una nueva forma para acomodar el VR6 opcional. Las furgos de nariz pequeña se conocerían como T4a y las de nariz larga como T4b. El parachoques también evolucionó, pasando de tres piezas a una sola que se mantuvo durante el resto de la vida de producción de la T4.

La T4 fue reemplazada por la T5 en 2003.

La 2.5TDi es la opción de VW T4 má deseada, lo que repercute en un precio mayor .

Motores

Las opciones de motores de gasolina incluyen un 1.8, 2.0 y 2.5 de cinco cilindros y el 2.8 VR6 que también estuvo disponible en 170bhp de 24 válvulas a partir del 2000. La última opción es muy atractiva pero con un alto consumo a menos que consigas un modelo que tenga una conversión LPG bien ejecutada.

En cuanto a los diésel, estaba el 1.9D, 1.9TD y el 2.4D junto con el 2.5 de cinco cilindros que inicialmente producía 88bhp (con una “i” azul), aumentando hasta 102 a partir de 1995 (con una “i” plateada) y llegando a 151bhp a partir de 1998, pero sólo en las furgonetas alemanas con la “i” en rojo.

Evidentemente, las diésel son mucho más comunes, y una de ellas, la 2.5TDi es la más deseada por su rendimiento y por sus hasta 42mpg. También es bastante fácil convertir una unidad de 88bhp a 102 instalando un intercooler e incluso se puede llegar a 150bhp con un poco de tuning. Por el lado negativo, el sistema es más complicado y el motor está controlado por un ECU por lo que la reparación es más cara si hay un problema.

El 68bhp 1.9TD también es una opción garantizada, y además los precios no son tan altos como los de la 2.5. Las no turbo diésel son algo más flojas y aunque se podría pensar que la 2.4 de cinco cilindros es bastante rápida, no lo es.

Todas las unidades son vehículos fiables siempre que hayan estado cuidadas, aunque la 2.4D tiene la reputación de tener problemas con las juntas de las culatas, así que comprueba la contaminación de aceite/agua y cualquier signo de sobrecalentamiento.

Como en las TDi la correa de distribución también mueve la bomba de agua, si la bomba falla puede llevarse consigo a la correa. La clave es reemplazar la correa y la bomba de agua justo después de comprarla para evitar que las válvulas se doblen y se rompa el árbol de levas si la correa se rompe.

Las cajas de cambio son robustas, pero comprueba que no saltan de marcha o tienen una caja de cambios sincronizada sospechosa que puede convertirse en un problema con las furgonetas con muchos kilómetros. Como la T4 tiene un embrague hidráulico comprueba que no haya ninguna fuga de líquidos alrededor del pedal. Y ya de paso que te bajas a comprobarlo, asegúrate también de que no hay ninguna grieta en el pedal en la zona de los soportes del cilindro maestro del embrague ya que es otro de los puntos flacos de la T4.

Carrocería

Por suerte, la T4 es mucho más resistente a la corrosión que la T3 por lo que esto no debería ser un problema, algo que mejoró aún más a partir del lavado de cara de 1996. Sin embargo sigue mereciendo la pena inspeccionar las áreas de corrosión más comunes como el área en la base del parabrisas, los guardabarros, los alféizares, la parte inferior interior y exterior de la puerta corredera y el área alrededor del tubo de llenado de combustible. Aunque las reparaciones relacionadas con la corrosión en T4 no son difícules, llevarlo a un profesional de reparación de la carrocería, adquirir los paneles necesarios y pintar de nuevo puede sumar gastos fácilmente a final de mes.

Aunque es bastante improbable que tenga corrosión estructural seria, no está mal inspeccionar las aletas interiores, el chasis y el suelo. La corrosión también puede producirse en la zona del travesaño trasero, justo por encima de los muelles traseros.

Comprueba que todas las juntas de las puertas sellan bien, especialmente alrededor de la puerta trasera.

El mecanismo de apertura de la puerta lateral debe ser suave y regular; si la guía superior está gastada la puerta podría salirse, así que intenta levantar un poco la puerta para comprobarlo. Además, al cerrar la puerta debe quedar alineada, pero puede ajustarse para que quede perfectamente si no lo está.

T4 Body Panels Shop

Electricidad

Cuando vayas a ver una furgoneta en venta, dedica un rato a comprobar que todo funciona como es debido ya que intentar diagnosticar problemas eléctricos puede llevar tiempo y es bastante pesado. Los sensores del nivel del tanque tienden a fallar y los recambios son caros. Además, el panel de instrumentos de la T4 tiene un regulador de voltaje que puede fallar y mostrar medidas de temperatura y combustible erróneas, aunque los modelos más recientes fallan menos. Comprueba también los cables de la puerta del conductor que pueden rozarse y fallar, y asegúrate de que los reguladores de las ventanas (si están instalados) funcionan correctamente. Por último échale un ojo a los interruptores de las luces de freno y el interruptor de contacto.

T4 Electics Shop

Suspensión/dirección

Un desgaste desigual de los neumáticos indica que los casquillos de suspensión están gastados. Los golpes y ruidos sordos en carreteras en mal estado normalmente indican que las juntas esféricas o los silentblocs de las barras estabilizadoras están desgastados. Por otro lado, los ruidos en la parte trasera muy probablemente se deban a los casquillos de los brazos de remolque.

Al principio, la dirección asistida era solo una opción de algunos vehículos, aunque las furgonetas más reciente probablemente la tengan todas. En ese caso, asegúrate de que no se oyen chillidos o cualquier ruido raro al girar y comprueba el líquido para asegurarte de que no se filtra.

Frenos

No hay problemas serios de frenos con la T4, así que simplemente comprueba los frenos de manera general: échale un ojo a las mangueras y tubos hidráulicos y asegúrate de que no hay discos torcidos que se tambalean. Si cuando las pruebes, la furgoneta tira hacia un lado al arrancar puede ser uno de los cálipers traseros. Los recambios de estas piezas no son caros y afortunadamente tampoco los discos o las pastillas.

Asegúrate de que el freno de mano funciona perfectamente ya que el cable puede pegarse a la carcasa exterior si se ha dejado la furgoneta parada durante una temporada.

¿Cuánto pagar?

Empezando con unos 4.000€ puedes comprar una de las primeras furgonetas de techo alto 2.4D o 1.9TD, mientras que a partir de 6.000€ ya puedes conseguir una 2.5TDi decente. Las campers como las de Autosleeper empiezan sobre los 13.000€ mientras que las de Reimo o Westfalia con un 2.5TDi bajo el capó pueden llegar a los 15.000€-19.000€.

Verdicto

En resumen, las mejores T4 son a las que no se le han hecho cambios, así que busca una furgoneta de un fontanero o electricista autónomo a la que probablemente haya lavado a mano los fines de semana y llevado a un especialista VW o a un proveedor oficial para pasarle una revisón regular siempre que lo pedía el libro de mantenimiento. Evita las furgos raídas a las que ya les han hecho un montón de cambios.

Por supuerto, todo el mundo quiere una 2.5TDi, pero para eso hay que rascarse el bolsillo un poco más y debido a su complejidad extra si algo se estropea va a ser más caro arreglarlo. Teniendo eso en cuenta, la 1.9TD puede ser una opción mejor y, además también puede usar bio combustible, que siempre es algo a tener en cuenta.

 

Compra con prudencia y disfruta de la experiencia de la T4 al máximo. Entrarás a formar parte de una comunidad de personas que hicieron lo mismo que tú y no han mirado atrás desde entonces. Y lo mejor de todo es que VW Heritage ofrece una extensa variedad de piezas para T4 para mantenerla siempre a punto a un buen precio.

Buena suerte en la búsqueda de tu T4,

Ian

 

Traducido por Rosa Domínguez

Las opiniones expresadas aquí son personales del autor(es) y no reflejan necesariamente la visión o las opiniones de VW Heritage.

This post is also available in: English (Inglés) Deutsch (Alemán)

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Newsletter sign up